Skip links

Un regreso a los orígenes

Me he mudado a Paso de los Libres, Corrientes, a la casa dónde viví hasta los 11 años, cuándo debí mudarme a Puerto Iguazú, Misiones. Allí faltan muchos servicios, entre ellos la energía, algo vital para hacer funcionar mi computadora y poder trabajar.

Aquí la vida es tranquila, es un pueblo pequeño y pacífico, para ser de Argentina. Ahora puedo trabajar en paz, aunque estoy en la ruina económica, estoy completamente segura de que voy a mejorar. Al conocer a pocas personas, casi nadie me molesta y puedo cumplir los horarios que me impongo, lastimosamente muchas personas tienden a creer que al emprender, vives una vida tranquila, con los bolsillos llenos de dinero, despertando al mediodía.

Intento día a día seguir a la vanguardia de la tecnología para el desarrollo web, desde los lenguajes hasta las metodologías, aunque me es imposible teniendo en cuenta que tengo otras responsabilidad y formas de ganar dinero, como crear assets para venderlas en tiendas de 3D. Sin embargo, creo que lo único que puede pagar mis deudas y sacarme de la bancarrota, es el emprendimiento, ya que me ha quedado claro, que la sociedad argentina, no esta preparada para el trabajo, lastimosamente este siempre ha sido un país rico y la gente aún no ha despertado. Aquí siempre han vivido al día, se conforman con la comida para el día y una fiesta, para el fin de semana, algo que no es posible en este siglo y mucho menos después de tantas crisis económicas, prestamos impagos, políticos corruptos, entre otros factores que condicionan esta “crisis eterna”.

Soy una persona rara, que nunca sale, viste ropas viejas, no ve televisión y tiene cajas llenas de libros, ah y no gasta dinero, en nada más allá de la capacitación. La verdad, es que muchas personas suelen creer que estoy loca, soy una ladrona o cosas de ese tipo, otras cuándo se dan cuenta de que entiendo de programación, bueno… tienden a creer que soy un agente infiltrado, un espía del patriarcado que intenta sabotear algo, estos últimos son mis favoritos, ya que por ser transexual, creer que intento sabotear la resistencia feminista y sinceramente, y francamente, es imposible no reírse en su cara.

Después de vivir, aguantando tantas estupideces, terminé con mucho estrés, amargura, odio y las secuelas psicológicas del maltrato diario. Ahora he vuelto a estudiar en paz, trabajar en paz, sinceramente esta ha sido la mejor decisión en mucho tiempo.

Leave a comment

Name*

Website

Comment