Skip links

Un triste año nuevo

Para muchas personas, ha sido una semana de alegría, para mi… un semana de amargura y un mes de tristeza. Nací el 31 de enero, en 1995, tengo 23 años de amargura, sinceramente a veces deseo nunca haber nacido, la verdad es que no tengo razones para sonreír.

La mayor parte del tiempo, intento conseguir algo para motivarme y seguir adelante. Sobre todo porque crecí en una familia disfuncional. Con una madre, que nunca ha creído en mi, y un padre, que disfruta al humillarme, sinceramente los eventos familiares, me provocan una mezcla de dolor, ira y envidia.

Soy una persona rota, que intenta escapar de sus fantasmas, luchando en su interior para cambiar y mejorar a cada día.

Leave a comment

Name*

Website

Comment